Real Montero celebró su cuarto aniversario de trabajo en el fútbol infantil

Un 19 de agosto, hace cuatro años atrás nacía la Escuela de Fútbol Real Montero, en la actualidad convertido en un club y con presencia en los torneos de las Divisiones Menores de la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF). Lo que para su gestor Yery Vargas, en un principio, parecía un sueño hoy es una realidad que va cambiando la vida de muchos niños y sus familias.

La Escuela Real Montero nació hace cuatro años en la cancha del barrio Urkupiña y a medida que fue creciendo el campo deportivo fue quedando muy chico y se vio la necesidad de trasladarse el campamento realista hasta la cancha de la Villa Olímpica donde trabajan en la actualidad y donde se festejó el cuarto aniversario.

Luego de competir en los torneos locales de fútbol infantil de Montero se determinó dar un paso importante en las aspiraciones del club, con acierto se decidió incluir a las categorías Sub 13 y Sub 14 en los torneos de las Divisiones Menores de la ACF.

Fue un paso determinante para medir la capacidad de trabajo de los entrenadores, pero fundamentalmente para observar el talento y compromiso de los chicos que afortunadamente vienen respondiendo muy bien, pues los dos equipos están entre los punteros de su serie.

«Tenemos chicos de mucho talento y tenemos la satisfacción de darle a estos chicos la oportunidad de participar en el torneo de la ACF en Santa Cruz de la Sierra donde el fútbol tiene otro nivel y es muy competitivo. Sin embargo, en Montero también participamos en el campeonato local con las categorías 9, 11, 12 y 14 años», refirió Vargas.

Lo que se pretende es que Real Montero sea un club de la familia, afirmó Vargas situación que se vio reflejada en el afán que los progenitores le pusieron al festejo para agasajar a los niños, cuerpo técnico y al presidente del club con tortazo incluido.

La celebración se desarrollo en una marco festivo de amenidad y confraternización reflejada en la unidad de los padres de familia y los entrenadores.

El esfuerzo y dedicación que le ponen al trabajo desde la dirigencia hasta los jugadores muy pronto dará sus frutos, muchos niños ya comienza a brillar con luz propia mostrando su talento y sus dotes en el fútbol que han atraído miradas de dirigentes de otros clubes.

«Muy pronto vamos a tener a nuestros niños saltando a un club profesional, ese es nuestro objetivo», dijo Vargas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.